jueves, marzo 26, 2015

Las tácticas de venta agresivas de algunos proveedores de software

Como desarrolladores de videojuegos que somos, en DevilishGames estamos muy concienciados con el uso de software legal para desarrollar nuestras creaciones, ya sea utilizando software gratuito o adquiriendo las licencias de los programas que utilizamos. En los últimos años se está implantando el modelo de subscripción, un modelo que personalmente me gusta mucho gracias a la flexibilidad a la hora de ampliar o reducir el número de licencias.

Hace unos días, motivado por la llegada de varios proyectos por encargo que requerían la utilización de un software específico, decidí adquirir una subscripción anual de dicho software (muy popular en la industria del videojuego), la verdad es que llevaba años resistiéndome a comprar este software, pero es la herramienta con la que aprendí en mis tiempos de estudiante y me resulta mucho más cómoda que la alternativa gratuita.

Uno de los motivos por el que me resistía a utilizar este software era el elevado precio de su licencia, algo que se solucionó a medias gracias a un nuevo modelo de subscripción que lanzaron sus desarrolladores. El otro motivo por el que me resistía a utilizar este software eran las técnicas mafiosas comerciales utilizadas por sus distribuidores y que sufrí en mis propias carnes hace un par de años cuando una simpática comercial abogada envió una amable carta a mi empresa realizando acusaciones y amenazas como:
Recientemente se nos ha llamado la atención de que su empresa ha estado utilizando cierto número de copias de programas de ********, tales como ******** o ********, sin que conste en nuestra base de datos que su empresa posea copias comerciales originales de dichos programas.
"La utilización de copias no legítimas y la duplicación de programas ******** se halla estrictamente prohibida en la Licencia de Uso de Programas ********, y se halla penado por la Ley de la Propiedad Intelectual y por el Código Penal Español, con sanciones por el importe real de los programas no autorizados en posesión, más una multa que puede alcanzar los 288.000 euros, así como penas privativas de libertad."
Le sugerimos que compruebe el software de ******** que presumiblemente está instalado en sus equipos, y en caso de que dispongan de alguna licencia, que el número de éstas que están utilizando coincida con el número de licencias que han adquirido.
La verdad es que me sorprendió mucho recibir una carta con este tipo de acusaciones sin fundamento (ya que nunca habíamos utilizado dicho software en nuestra empresa), así que decidí comentarlo con varios compañeros del sector y sus respuestas fueron sorprendentes: Todos habían recibido cartas similares. Al parecer, el departamento comercial legal de dicha empresa se dedica a buscar listados de desarrolladores de videojuegos y a enviarles cartas acusándoles de utilizar software ilegal sin ninguna prueba.

Tras comentar el tema con un abogado, mi respuesta fue básicamente que nosotros no utilizábamos dicho software, pero que si ellos tenían pruebas de lo contrario estaban invitados a revisar nuestra oficina. Nunca obtuve respuesta.

Han pasado un par de años desde aquella carta y la necesidad de disponer de dicho software me ha hecho "perdonarles" y proceder a realizar la compra. ¿Entonces qué ha sido lo que me ha motivado a escribir este post dos años después? Básicamente ha sido mi indignación con el soporte técnico que proporciona esta empresa una vez realizada la compra y es que 48 horas después de realizar el pago no he recibido ni el enlace de descarga ni el número de serie del programa. He seguido todos los pasos que indican en su correo, he leído varias veces la FAQ e incluso he enviado varios correos al servicio técnico, pero de momento no he obtenido ninguna solución, es más... su web ahora dice que mi número de pedido no existe (pero los mil y pico Euros si que han volado de mi cuenta bancaria).

Como decía al principio de este post, los programas de subscripción son una fórmula muy buena para las empresas y creo que realmente ayudarán mucho a combatir la piratería de este tipo de software, pero para que esto suceda deben tomarse un poco más en serio a los clientes y ofrecer un proceso de compra sencillo y sobre todo un buen soporte técnico. No es posible que sea más fácil descargar una copia ilegal que comprarla.

Me ha sido imposible encontrar un teléfono para ponerme en contacto con ellos, así que mientras escribía este post me he acordado de que la amable comercial abogada que me envió la carta hace un par de años tenía un teléfono en su firma, así que he procedido a llamarla. ¿Sabéis cómo han respondido a mi llamada? "Departamento comercial de ********, buenos días, ¿En qué puedo ayudarle?"

4 comentarios:

Rubi dijo...

Espero que se te solucione enseguida el problema o el juicio se celebré pronto. Menuda putada que te han hecho y encima ellos metiendo miedo a la gente. Ojalá les encuentres y sobretodo yo pregonaría que software es, total si no contestan igual salen de su escondite si les pones a parir...

Un abrazo y a ver si te oyen!!

Anónimo dijo...

Claro mejor comprar software privativo para que se beneficien 5 empresarios( y ademas tengas que quejarte de ellos), que utilizar software open source, y contribuir a que el dia de mañana tengamos un software de calidad y gratuito

Anónimo dijo...

Me encanta cuando los talibanes del "software libre" se llenan la boca con esa palabra: libre.

Creo que cada uno es, precisamente, libre de usar lo que le venga en gana y de pagar el software que más le convenga.

El "bonito" software libre a veces no alcanza a las versiones comerciales. Y, sinceramente, otras muchas es una soberana castaña.

Josepzin Ungoliante dijo...

Seguramente se solucione, pero es indignante tener que sufrir estas cosas cuando precisamente al haber pagado todo debería ir como la seda...